Ayer tenía cuatro plátanos que se estaban pochando y hoy tengo este banana bread (sin duda, mi bizcocho preferido) que en casa durará media tarde… Te dejo la receta y te cuento a lo que iba este post. Cómo desmoldar un bizcocho y que el resultado sea perfecto.

Para desmoldar un bizcocho y que los bordes queden totalmente lisos, el paso fundamental es engrasar bien el molde con mantequilla y un poco de harina antes de verter la masa. Hace tiempo que salieron los spray antidesmoldantes que son maravillosos y la verdad es que facilita mucho por lo cómodos que son. Sólo tienes que rociar el molde con el spray listo para verter la masa.

Y ya sabes que para no romper el bizcocho, nunca hay que desmoldarlo en caliente. Una vez sacado del horno, dejarlo enfriar sobre una rejilla.

Puedes seguir cualquiera de estos dos consejos que ya sabrás o utilizar este pequeño truco, que es uno de mis preferidos.  Te lo cuento en cuatro sencillos pasos:

  1. Envuelve el molde con papel albal cubriendo todo el interior (la parte más brillante hacia arriba). Para que te se más fácil, da la vuelta al molde y le das la forma al papel albal
  2. Úntalo ligeramente con mantequilla con una servilleta o pincel presionando para que quede bien pegado al molde (sin arrugas para que el bizcocho quede bien liso)
  3. Vierte la masa sobre el papel albal y mete el molde al horno
  4. Cuando saques el bizcocho del horno, levanta el papel albal cómodamente y tendrás un delicioso bizcocho con un aspecto perfecto.

Lo mejor de todo este truco, además de poder desmoldar el bizcocho incluso en caliente quedando perfecto, es que el molde queda totalmente limpio listo para volver a utilizar 🙂

Ahora os dejo para disfrutar de este banana bread con un buen vaso de leche en mi jarra de cristal con mi pajita preferida 🙂

 

Si te ha gustado compártelo!!!